Benjamine Clementine en el Vida Festival 2015

Información de JNSP

 

 

La verdad es que, tras la fiestecilla de GESYN, el virtuosismo de Benjamin Clementine no parecía especialmente apetecible, incluso pese a los anuncios de que sería su primer concierto respaldado por una banda completa. Asistido por una chelista, un teclista/bajista y un batería, el francés, de imponente figura (altísimo, sin camisa y descalzo, apenas con levita y pantalón), comenzó fuerte la presentación de su debut ‘At Least For Now‘, con ‘Adios’ y ‘London’. Parte del público asistió atónito y frío a su mezcla de clasicismo, soul, chanson y free jazz sin saber muy bien qué pensar de los trazos operísticos que Clementine explora con su voz, que parecía desubicada fuera de un teatro. Sin embargo, poco a poco fue cautivando a propios y ajenos, curiosa y especialmente cuando se quedó solo con su piano y enlazó impresionantes, intensas y expresivas interpretaciones de ‘Cornerstone’ y ‘Condolence’, que por momentos traían a la mente a Jeff Buckley y arrancaban espontáneas ovaciones del público, a modo de oles. Ya de nuevo con la banda y el público en el bolsillo, se marcó una épica versión de ‘Nemesis’ que marcó el final del show. Cuando marchábamos del escenario Estrella Damm, ya nadie decía “el virtuoso” con sorna.